a

“La 72, Hogar" - Refugio para emigrantes

13 abr 17.- “La 72, Hogar” es el nombre del Refugio para personas migrantes que la provincia Franciscana de San Felipe de Jesús tiene a su cargo en Tabasco, México.

Según explican los franciscanos, este refugio está en Tenosique, Tabasco, municipio de la frontera sur, puerta de acceso de los inmigrantes. Aquí inician su camino hacia el norte, campo minado, donde son víctimas de secuestros, asaltos, extorsiones, discriminaciones y de un sinfín de delitos y violaciones a sus derechos humanos. “El 25 de abril de 2011 empezamos este proyecto con las hermanas y los hermanos migrantes: dejamos el albergue de la sede parroquial y nos trasladamos a la nueva sede. Y decidimos darle un nuevo nombre: LA 72, HOGAR – REFUGIO PARA PERSONAS MIGRANTES”.

1

Foto del principio de la web www.la72.org

Según explican el origen de este Hogar se remonta a finales de agosto de 2010, cuando el mundo entero se estremeció cuando vio los cuerpos masacrados de setenta y dos emigrantes de Centro y Sudamérica.

En México, desde hace algunos años el crimen organizado se ha cebado en estas gentes. Las personas que salen de Honduras, Guatemala, Nicaragua, El Salvador y de otros países de Sudamérica son mercancía. Un tráfico que deja mucho dinero en los bolsillos de los criminales y en las cuentas de muchos políticos, funcionarios públicos y cuerpos policiacos, según explican los mismos franciscanos.

Los Franciscanos llegaron a Tenosique, Tabasco en 1951. Un territorio de misiones, extenso y que se prolongaba más allá de los límites geográficos con Guatemala, en el árido Departamento de Petén. Desde los conflictos internos en Centroamérica en la década de los ochenta del siglo pasado, muchas personas empezaron a salir de sus países de origen. En 1995, cuando nació la Provincia de San Felipe de Jesús en México, los franciscanos iniciaron la atención pastoral a todas esas personas expulsadas de sus países por diversas causas, pero principalmente por la economía de muerte. Poco a poco la región se ha ido convirtiendo en el escenario de una verdadera tragedia humanitaria. La acción evangelizadora de la Iglesia y la Orden se da en el contexto de una desigualdad desvergonzada, una extrema pobreza y una violencia escandalosa, que clama al cielo.

2

Murales de la 70

Ahora “La 72 Hogar” es un lugar de memoria, donde continuamente reciben a las víctimas migrantes de esta tragedia contra los pobres. “Nuestra labor se une a otras Casas del migrante en todo el territorio mexicano. Ya no nos basta con abrir los brazos y recibir a los heridos de esta inhumana y cruel guerra, ya no nos basta con limpiarles las llagas de los pies o producto de los asaltos; no es suficiente ya con consolarlos y decir ‘que te vaya bien, que Dios bendiga tu camino’. Hemos asumido la defensa de sus derechos, de su dignidad y la proclama de que su historia la vamos a transformar”.

Lo primero que hacen es darles asistencia sanitaria, recibirlos, hacer un primer diagnóstico, llevarlos a la cocina, al módulo de salud, para curarles los pies, la deshidratación… Darles ropa. Les dan cobertura legal en temas de derechos humanos, atienden a los grupos vulnerables, mujeres, niñas, niños… Cada uno de estos grupos tiene un proyecto dentro de La 72.

3

Niños en La 72

Por último, abogan por un cambio estructural. Ya no es suficiente recibir a los emigrantes, ofrecerles de comer y un lugar para dormir. Es necesario defender su dignidad, sus derechos humanos y desde La 72, junto con otras organizaciones de la Sociedad Civil, lograr una migración no forzada y libre de violencia.

Fotos de http://www.la72.org/

OMPRESS-MÉXICO (12-04-17)