a

Experiencia Tau 2017

24 may 17. Os invitamos a participar en la EXPERIENCIA TAU 2017. Este años los franciscanos de España y Portugal os proponemos hacer el camino de Santiago en la ruta del Camino del Norte desde Vilalba a Santiago de Compostela.

Tau

Comenzaremos el día 6 de agosto de 2017 en Vilalba y acabaremos nuestro encuentro en Santiago de Compostela el día 13 de agosto.

Serán días en los que compartamos la alegría franciscana, el encuentro, la fiesta, la oración, la entrega… pero sobre todo EL CAMINO. Nos sentiremos peregrinos, personas en camino, unidos bajo la intuición de san Francisco de Asís y de su modo de caminar y de seguir a Cristo.

Las edades de los participantes serán de 16 a 35 años, aunque tendremos actividades adecuadas a cada grupo de edad.

La ruta que realizaremos será la siguiente:

DÍA 6 DE AGOSTO 2017. Llegada a VILALBA

Acogida de peregrinos franciscanos de 16.00 a 18.00 en Pabellón deportivo.

Vuelta para la hora del almuerzo sobre las 14.00

Debéis tener en cuenta:

El PRECIO de la experiencia será de 200 euros. El viaje desde tu casa a Vilalba y desde Santiago a tu casa corre por tu cuenta. Pero si podemos abaratar costes el dinero se usará para contratar un servicio de bus sobre todo para los que vivan más lejos.

Este precio incluye: Compostelana, material para cada peregrino (temas, oraciones, credenciales…), alojamiento todos los días, desayuno, almuerzo y cena de todos los días (solo será libre la cena del día 12 de agosto en Santiago de Compostela), seguro de responsabilidad civil.

INSCRIPCIONES AQUÍ

[De la web de los Jóvenes de la Provincia de la Inmaculada]

Nota. Puede volver a mirar Preparando la Experiencia Tau 2017. Te contábamos cómo tres hermanos recorrieron el camino que ahora te proponemos. Bueno, lo recorrieron en invierno, que siempre resulta más duro.


Asamblea provincial

3 abr 17. El pasado sábado, 22 de abril, 65 hermanos menores franciscanos nos reuníamos en asamblea, en nuestra casa de san Antonio del Retiro de Madrid.

Era la primera vez que se organizaba una asamblea de la Provincia de la Inmaculada en estos primeros años de andadura como nueva Provincia y el encuentro estaba motivado por una doble razón: por una parte, recibir la información que las diferentes comisiones habían elaborado sobre el discernimiento de nuestras presencias y una segunda razón, no menos importante, tener la oportunidad de orar en común y conocernos mejor.

1

El acto comenzó con la recitación, a dos coros, de un hermoso poema de Antonio Bellido Almeida, sacerdote y escritor, titulado “¿Dónde estás, Resucitado?”. Conforme íbamos desgranando las estrofas, comprobábamos su innegable belleza literaria y la hondura de su fervor religioso.

El Ministro provincial, Juan Carlos Moya, abrió la jornada con unas palabra de agradecimiento por el esfuerzo de los allí presentes para poder asistir a esta asamblea, teniendo en cuenta que estaban representadas casi todas nuestras fraternidades.

El tema central de la asamblea –y que viene siendo el leiv motiv desde hace varios años- es el discernimiento de nuestras presencias, dada la edad avanzada de la mayor parte de los hermanos, que condicionan a corto y medio plazo nuestro futuro, en cuanto a la misión que realizamos en las diferentes actividades y plataformas de apostolado en los que esta Provincia franciscana trabaja.

Anteriormente ya se había nombrado una comisión de Discernimiento de Presencias, que ha ido recabando información de las diferentes áreas de apostolado o áreas de vida y misión.

Recalca el Ministro provincial que el objetivo de esta asamblea es ofrecer la información presente; recoger ideas o aportaciones que se susciten; tratar de concretar criterios en este doloroso momento de cerrar fraternidades.

Por supuesto, la asamblea no tiene un carácter vinculante ni hemos venido a tomar decisiones definitivas. Es su deseo que todos los hermanos puedan expresarse en un tema que tanto nos afecta.

A continuación, pasa a exponer la realidad de nuestra provincia, en relación a la edad de los hermanos.

Las diferentes tareas apostólicas y el número de religiosos que trabaja en cada uno de ellas, así como nuestra presencia en capitales, ciudades o pueblos completaron detalladamente la realidad de nuestra provincia.

Esta comprometida situación nos debe llevar a afrontar con serenidad estos momentos que nos ha tocado vivir.

Deberemos seguir discerniendo juntos para toma decisiones, sin que nos falte la paz y el sosiego necesario en las que sean dolorosas.

Con una llamada a Jesús resucitado, termina su intervención.

El trabajo de la asamblea se organiza formando grupos según las diferentes áreas de apostolado, que deberán reflexionar sobre estas cuestiones comunes:

  1. Exposición de lo reflexionado en el área respectiva.
  2. ¿Dónde hemos de estar?.
  3. Con los hermanos que tenemos, ¿qué fraternidades podemos sostener? ¿qué número de hermanos creemos necesario para que la fraternidad pueda funcionar?
  4. ¿Cabría alguna apuesta nueva de misión?
  5. Aportar tres criterios clave para dar orientación a nuestro futuro
  6. Plantear algunas concreciones.

Esta ocupación nos llevó ya el resto de la mañana.

2

Por la tarde tras recuperar fuerzas con un ágape fraterno, ya en asamblea general, el secretario de cada grupo expuso el resumen de lo tratado en el mismo.

Aquí sí que cabe con toda verdad el adagio latino “tot sententiae quot capita” porque recoger todo lo que se expuso, sería enormemente engorroso. Pero exponemos en un lenguaje telegráfico, las ideas más repetidas: Potenciar la pastoral juvenil y vocacional; cuidar de los hermanos mayores y enfermos; atender a los jóvenes; se reconoce que parroquias y colegios son plataformas ideales de evangelización.

Hay que incorporar a los laicos en todas nuestras tareas apostólicas. No debemos descuidar la formación permanente. Donde estemos, vivir los valores franciscanos.

Tras esta exposición de los secretarios de grupo, se pasa a un diálogo fraterno sobre lo escuchado a los secretarios de grupo.

Con la oración “Ven, Señor resucitado” se dio fin a este encuentro de reflexión y diálogo.

Fr. Onésimo Castaño Olmo, ofm