a

Beatificación de Fr. Tullio Maruzzo OFM y Luis Obdulio Arroyo Navarro, Mártires de Izabal

30 oct 18. El Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, Su Eminencia el Cardenal Giovanni Angelo Becciu, Representante del Santo Padre, preside la ceremonia de beatificación del Venerable Tullio Maruzzo, sacerdote de la Orden de los Hermanos Menores, y Luis Obdulio Arroyo Navarro, laico de la Tercera Orden de san Francisco de Asís y catequista, el sábado 27 de octubre de 2018 en la ciudad de Morales, en el Vicariato Apostólico de Izabal (Guatemala).

Beatos Fr. Tullio Maruzzo y Luis Obdulio Arroyo

El martirio de los dos nuevos beatos tuvo lugar en el área de Los Amates, Quiriguá, en el Vicariato Apostólico de Izabal – Guatemala, en la tarde del 1 de julio de 1981. Al final de un intenso día de trabajo apostólico, el Padre Tullio decidió cumplir su último compromiso al presidir una reunión de los Cursillos de Cristiandad. El catequista Luis Obdulio se ofreció a acompañarlo como conductor. Los dos eran conscientes de ser perseguidos por la obra de evangelización y de promoción humana que estaba realizando la Iglesia en bien de los  más pobres, y ambos habían recibidos amenazas previamente explícitas. La predicación de la verdad y la justicia evangélica fue considerada como una actividad subversiva por el régimen político. En el camino de regreso, el auto en el que viajaban Tullio y Luis Obdulio estaba bloqueado cerca de una plantación de bananos. Los dos fueron forzados a salir a punta de pistola, fueron fusilados y asesinados, y fueron abandonados a un lado de la carretera.

El padre Tullio Maruzzo (Lapio – Italia, 1929) había partido como misionero a Guatemala en 1960. Pertenecía a la Provincia de los Hermanos Menores del Veneto. Desarrolló su actividad pastoral en las parroquias de Puerto Barrios (1960-1963), Entre Ríos-Abacà (1963-1968), Morales (1968-1980) y Quiriguá (1981) en el Vicariato Apostólico de Izabal. En este vasto territorio, en medio de dificultades de todo tipo, amplió su acción misionera para llegar a las aldeas más remotas. Tenía un carácter tranquilo y paciente como una profunda piedad y una caridad solidaria hacia los pobres y los enfermos. Los catequistas, los Delegados de la Palabra, al servicio de las diversas comunidades.

Luis Obdulio Arroyo Navarro nació en Quiriguá (Guatemala) en 1950 de una familia modesta. Después de haber trabajado como mecánico en Puerto Barrios, aceptó un trabajo como conductor en el ayuntamiento de Los Amates. A la edad de 26 años ingresó a la Tercera Orden Franciscana, convirtiéndose también en catequista. Más tarde, al profundizar su propio viaje de fe, participó en el movimiento de Cursillos de Cristiandad, que el Padre Tullio había introducido en la parroquia de Quiriguá. Era un hombre amable y servicial, que con gusto y voluntariamente ponía su tiempo y sus capacidades al servicio de la comunidad parroquial, fungiendo gratuitamente de chofer y ayudando en trabajos manual en el que era particularmente capaz.

La causa de beatificación de los dos mártires, promovida por la Provincia Veneta de los Hermanos Menores, comenzó en el año 2005. El cuerpo del Padre Tullio y luego el de Luis Obdulio fueron trasladados a la iglesia parroquial del Sagrado Corazón de Jesús de Quiriguá, donde hoy son venerados como beatos.

[De la web de la Orden de Frailes Menores (OFM)]